TRANSFORMANDO UNA VIVIENDA TRADICIONAL A UNA VIVIENDA BIO

Era de esperar que una casa donde dos arquitectas y una ingeniera se han convertido en lo que son, no podía quedarse indiferente al paso del tiempo y a las novedades constructivas y tecnológicas. Para nuestra sorpresa, no fue difícil convencer a nuestro padre, un arquitecto frustrado convertido en economista, que en su momento también convenció a su padre para realizar cambios a lo que siempre ha sido la casa familiar. Y así, nos vimos envueltos en un sinfín de ideas y propuestas bajo la atenta mirada de nuestro padre que sólo nos había puesto una condición, que la casa se ampliara y reformara con cabeza, teniendo en cuenta la accesibilidad y la eficiencia energética.

blog1

 

¡El proceso no está siendo fácil, no os voy a engañar! Teníamos una buena base, una vivienda de tres plantas con garaje, y dos plantas más, e interminables escaleras que la hacían poco práctica. Superamos nuestro primer reto, diseñando una nueva escalera que nos permitió situar un elevador que conectara las tres plantas.

Por otro lado, teníamos que hacer frente a la mejora energética de lo antiguo y de lo nuevo, con el gran miedo que pareciera una casa hecha a base de parches. Pero teníamos muy claros los puntos de actuación: la envolvente, el sistema de energía, y la voluntad de utilizar materiales naturales, queríamos una casa bio, pensada para la salud de las personas y el ahorro energético.

Desde el primer momento pensamos en todo el conjunto, y encontramos el que creemos que es el material ideal en nuestra situación, la fibra de madera. Un material natural y ecológico, con diferentes tratamientos que nos está permitiendo introducirlo en toda la envolvente.

En la construcción de la nueva cubierta y la nueva terraza, hemos introducido este material en forma de tableros de fibra de madera comprimida. Tableros de grandes grosores (en nuestro caso hemos elegido de 14cm), que tienen una forma machihembrada que facilitan su montaje en obra, no olvides que en nuestras latitudes la radiación solar directa en este plano es del 32,8% en verano.

Para las paredes, tanto las de obra nueva, como las viejas, nos hemos decantado por el mismo producto, en forma de viruta, insuflado directamente en la cámara de aire. De esta manera unificamos el conjunto, y reforzamos lo existente, donde el aislante era prácticamente inexistente, ¡o nulo!

Como sistema de energía, nos decantamos rápidamente por la aerotermia. Al principio para nosotros la aerotermia era una gran desconocida, pero cada vez estamos más convencidas de nuestra elección. Poco puedo contaros ahora del sistema, pero las obras avanzan a pasos agigantados así que espero poder daros más detalles de este gran sistema en poco tiempo.

De momento la obra va avanzando poco a poco, pero seguiremos inmersos en ellas los próximos meses así que tengo la excusa perfecta para seguir compartiendo con vosotros cómo vamos convirtiendo nuestra vivienda tradicional en una casa “bio”

Aina Pont Marín

Speedy arquitect@

Leave a reply

No te pierdas ninguna novedad

Apúntate a nuestro boletín para estar siempre al día.