Mi abuela ya hacía networking

Faltan 10 minutos para mi primera cita para hacerme una revisión rutinaria (la chica que me programó estas visitas me envió las horas de las diferentes pruebas por email) y yo, tan feliz, me presento delante del mostrador de recepción para anunciar que ya he llegado y que podemos ir a hacer el análisis de sangre.

  • ¡Buenos días! Vengo para un análisis de sangre.
  • Buenos días, ¿me das el volante?
  • ¿el volante? Yo no tengo ningún volante, la chica me envió todas las horas por email ¿necesito un volante?
  • Si, cuando llegas tienes que pasar por recepción y pedir que te den todos los volantes para todas las pruebas.

(Pongo mi cara más simpática y le digo)

  • ¡Ostras, estoy en la luna! No sabía que necesitara un volante en papel, con todo esto de las nuevas tecnologías pensaba que ya quedaba todo en el ordenador. ¿Te parece que vaya a buscar el volante o a lo mejor tú podrías sacármelo desde aquí?
  • No te preocupes ya lo miro.
  • Muchísimas gracias, eres una maravilla, ahora ya lo sé, cuando acabe el análisis de sangre pasaré por recepción a buscar el resto de los volantes para las demás visitas.

Hemos conectado, la recepcionista busca mis datos en el ordenador y al cabo de unos instantes me da un papel con todas las visitas de la mañana (o sea que ya no tendré que ir a recepción)

  • ¡Muchísimas gracias! Me has ayudado mucho.
  • De nada, mira este es tu número, cuando salga por la pantalla es que te toca.
  • Gracias otra vez. 

Voy a sentarme, me saco la chaqueta y abro mi bolsa donde llevo un libro que estoy leyendo, será una mañana de esperas entre visita y visita o sea que este libro me ayudará a matar el tiempo. Me equivoco, todavía no he sacado el libro que ya aparece mi número en la pantalla y sale una enfermera que dice mi nombre.

  • ¡Caramba que eficiencia! Todavía no me ha dado tiempo ni de abrir el libro.
  • ¿qué estás leyendo?
  • El tercer libro de la trilogía de “en el país de la nube blanca”
  • Pues mira eres la segunda persona que me habla de este libro, ¿qué es muy bueno?

Mientras seguimos con nuestra conversación la enfermera empieza a prepararme para “chuparme la sangre”, sigue hablando con una gran sonrisa en su cara y de esta manera yo no tengo tiempo de pensar si me hará daño o no.

  • Precioso, está muy bien escrito, trata de la llegada de los primeros colonos a Nueva Zelanda.
  • Pues mira me lo apuntaré para bajármelo al libro electrónico.
  • ¿te gusta leer?
  • ¡Me encanta!
  • Pues si quieres reír un rato te recomiendo “los ojos amarillos de los cocodrilos” de una escritora francesa que se llama Pancol. Explica cómo las mujeres tenemos que tirar del carro de nuestra familia, nuestro trabajo y además estar estupendas, pero explicado de manera muy divertida.
  •  Pues también me lo apunto. Por cierto llevas un colgante muy bonito

(Es un colgante diseñado por una amiga donde aparece una pieza que simula una ventana y hay un pequeño hombre sentada en ella)

  • ¡Ah! Los diseña una amiga mía que  vende joyas por internet
  • Me gusta mucha, dame la web

(con todo esto ya ha acabado su trabajo)

  • Espera la busco y te la digo, como hoy tengo que estar toda la mañana por aquí, después paso y te la digo.
  • De coña gracias.

Me voy hacia fuera, miro el reloj i veo que faltan 30 minutos para la siguiente cita o sea que decido volverme a sentar en la sala de espera y buscar la web de mi amiga. La encuentro www.piacciargent.com, me espero unos instantes y vuelve a salir mi enfermera a buscar a otro paciente.

  • ¡Perdona que ya la tengo!
  • Perfecto, voy a buscar un papel para apuntarla, mira ya me había apuntado tu nombre por si dejabas el encargo.
  • Aquí la tienes. Bueno ahora si que me voy.
  • Gracias y que te vaya bien.

Cuando he salido he pensado en mi abuela y en todas las mujeres que conozco, ¡es increíble lo que podemos hacer en minutos! ¿no creéis?

 

¡FELICIDADES MUJER!

Grupo de mujeres Dóna’t un impuls, Hotel Atenea, Mataró  Fotografía tomada por Eva Soldino
Grupo de mujeres Dóna’t un impuls, Hotel Atenea, Mataró
Fotografía tomada por Eva Soldino

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No te pierdas ninguna novedad

Apúntate a nuestro boletín para estar siempre al día.